5 puntos imprescindibles elegir la ropa en San Valentín

1. Siento tener que decírtelo así, pero olvídate de los jerseys extra grandes con el tejido grueso, aquellos que son tan monos, pelusos y mega cómodos. A mi también me encantan, pero hoy no es el día. Déjalos de una vez, porque “El milagro está en la piel, en tu piel”. Ahora mismo a tu chico no le apetece que le recuerdes al peluche preferido de su infancia, ni mucho menos a un pollito.

2. Primero, tienes que hablar con tu armario. Dile, “armario mágico, dime una cosa, ¿cuál es el tejido más suave y delicado que tienes ahí dentro?” Y permítele que te conteste. Un vestido sensual es uno que da placer al tocarlo. Te aseguro que no hay nada más agradable que un roce suave en tu piel, una tela atractiva como la seda, el satén o la cachemira. Elige el material según la temporada. No te olvides de dar preferencia siempre a los vestidos, así tus movimientos serán más libres y tus pasos airosos transmitirán tu feminidad y sensualidad. Pon Dress de mayúscula, te vas inspirar a ti misma. Ahora mírate en el espejito, que eres tú la más hermosa en este reino!

3. Los bombers y los queridos vaqueros boyfriend, los vamos a guardar para nuestros días de rabia o para cuando queramos exponer la diosa interior independiente y fuerte que todas tenemos dentro. Sin embargo, hoy toca ponerte guapa y celebrar tu feminidad! Completa tu vestido con un abrigo de lana en corte clásico o una chaqueta de cuero. No te olvides mostrar con orgullo esa cintura de avispa que tienes, utilizando un cinturón bonito a juego con tus pendientes.

4. A mi sabéis que me encantan, me flipan las zapatillas y cuanto más elaboradas y decoradas mejor. Pero para el día de hoy, las vamos a dejar al lado, vamos a olvidarnos de esa mujer que está siempre corriendo de un lado a otro y haciendo mil cosas. San Valentín es para estar en el momento, a solas aquí y ahora, tú y tu pareja. Y el secreto está en los zapatos. Saca tus mejores tacones de vértigo. Dispara una bala de amor en el corazón de tu chico de un tiro. Si te va a hacer falta andar mucho llevatelos contigo, vivimos en un metrópoli cosmopolita, yo siempre llevo todo encima. A veces me toca ir de un brunch al trabajo y del trabajo a una fiesta de cócteles. Llévatelos contigo y antes de entrar te los pones. Ya verás como cambia tu paso. Andarás con más seguridad y carisma, y con tanta altura tendrás más ganas de besar tu chico constantemente. Paso tras paso clac clac clac, sonará el tambor de tu amor.

5. Estamos llegando al fondo … y con eso quiero decir lo más profundo e íntimo de tu armario. Has pensado en qué ropa interior te pondrás para el día de San Valentín? Negro – clásico, rojo – cliché, champagne – tan inocente eres? No lo des demasiadas vueltas. Lleva algo que te seduce a ti personalmente. Así irás con la confianza de una mujer que sabe lo sexy que es.

Yo ya sé cómo ir, y tu? Juntas encontraremos algo para que sorprendas este Valentín.

Asesora de imagen, Mary te ♡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *